domingo, 9 de agosto de 2015

Montserrat norte con canto

Parece mentira, como después de estar 12 días colgado en una de las paredes más expuestas de Alpes por desprendimientos descomunales, como es la cara oeste del Dru, y acabar con unas leves congelaciones en los pies que al cabo de dos semanas ya estaban del todo recuperadas y empezando a ganar la forma, casi puedas llegar a matarte en la carretera por un despiste del conductor del coche de delante. Más todavía cuando estás volviendo tranquilamente para casa después de desayunar con unos amigos.
Por suerte para mí, el susto acabó con una fuerte luxación del codo derecho, eso sí, pasando por quirófano para fijarme la apófisis coronoides y así poder empezar cuanto antes la rehabilitación.

Mi codo biónico
Gracias a la profesionalidad y las finas manos del Dr. Robert Garcia Mas, al cabo de una semana del accidente ya estaba en la sala de operaciones, y a la semana ya empezaba a hacer ejercicios de flexión-extensión del codo.

Rehabilitando en Hand Therapy BCN
Unas cuantas semanas de rehabilitación intensa con el genial equipo de Hand Therapy Bcn y por fin puedo volver a la vertical.
En total han sido algo más de tres meses en dique seco.
No se si ha sido todo este tiempo sin escalar o la afectación del Alzheimer, pero las últimas cinco vías que he escalado en la norte de Montserrat son de generoso canto y buena roca en lugar de roca delicada y de canto escaso como estaba acostumbrado.

Joan en el primer largo "Dels Sostres"



























La primera de ellas fue la "Dels Sostres" saliendo por "David Aparicio Baró" a la Paret de l'Aeri con Joan Castella.

Joan en los espectaculares techos "Dels Sostres"
Combinamos los primeros cinco largos de la vía "Dels Sostres", de corte clásico con diedros y fisuras continuos, con los tres últimos largos de la "David Aparicio Baró", donde una primera placa de 6a+ nos recordará la fina escalada de las caras norte de Montserrat pero un último desplomado largo de 6a nos hará disfrutar de lo lindo del buen canto que podemos llegar a encontrar.

Joan en el fino largo de "David Aparicio Baró"
Otra vez con Joan y Ester, nos vamos a "l'Esperó Ribas" del Bastió del Frare.

Ester disfrutando del generoso canto de "l'Esperó Ribas"
En este caso un primer largo de 6a+ delicado y un segundo fácil pero terroso largo nos deja a la base de un espolón vertical con escasos seguros pero más que abundante canto en una excelente roca.

Joan en el último largo de "l'Esperó Ribas"
Otra en estilo parecido pero algo más dura es la "Degeneració expansiva" al Bisbe, que escalo con Pablo.

En el tercer largo (6c) de "Degeneració expansiva"
Un primer largo de roca bastante discreta, aunque con un tramo fisurado muy bueno, y un segundo largo también discretito, nos llevan a un muro desplomado que en dos cortos largos de 6c y 6c+ nos dejará disfrutar del buen canto y roca de estas paredes norte.

Pablo en el cuarto largo (6c+) de la misma vía.
Un quinto largo más fino nos llevará al último largo de la Heinz Pokorsky (un curioso y bonito desplome de máximo 6b+).

Pablo en la fina placa del quinto largo (6a)
Hacemos una multitudinaria a la "Ancestra" en la Asiática con Ferran, Vicenç, Albert y Ester.

Ferran en el primer largo (6b) de Ancestra 

En el tercer largo (6c+) de Ancestra










Ester en el mismo largo
En esta vía nos encontramos la misma tónica, un largo cutre y descompuesto y un segundo algo mejor pero no excelente, nos llevan a un desplomado y bonito 6c+ y a uno de los largos más curiosos de Montserrat, donde empezaremos a escalar por una zona de roca calcárea con pequeñas chorreras para pasar a un diedro acanalado donde de tanto en tanto van apareciendo curiosas verrugas calcáreas.


Ferran en el cuarto largo (6a)

Llegando a la cuarta reunión

Buenas vistas del Frare Gros 
Por último la "Belladona"  a l'Agulla del Centenar con Pablo y Ferran.

Pablo y yo en el fino primer largo (6b+) de Belladona
Empezamos justo a la derecha de la vía Cade de la misma pared en un diedro muy marcado para ir a buscar la placa de la derecha de este.

En la espectacular placa del segundo largo (7a)
Pablo y Ferran en el mismo largo
Un primer largo de escalada fina no deja al pie de una excelente placa desplomada que escalaremos en dos largos que, a excepción de algunos pasos, nos obsequiaran con abundantes cantos.

Pablo en el tercer largo (6c) de Belladona

Dos tomas de Ferran en el mismo largo
Tengo que agradecer el buen criterio y las increíbles manos del cirujano Dr. Robert Garcia Mas, ya que gracias a su ello empecé rápidamente la rehabilitación de la lesión.
También agradecer al excelente equipo de Hand Therapy Bcn (Vicenç, Elena, Cláudia, Laia y Patricia), que con su buen humor y su dedicación me han ayudado a hacer más llevaderas las duras sesiones de rehabilitación y volver lo antes posible al mundo vertical.

Los colegas Juanjo y Miquel en la espectacular arista de la GAM del Bisbe


martes, 24 de marzo de 2015

Abdruits, nueva vía en la oeste del Dru

Posiblemente esta sea una de las escaladas más rocambolescas y accidentadas que he realizado.
Como suele pasar últimamente, todo empezó con un "wasap" de Pelut megamotivado para ir a abrir una vía a la cara oeste del Petit Dru (3.733m).

La cara oeste del Petit Dru desde la estación de Montenvers
La idea me motivó también (algo que tampoco cuesta mucho).
Esta cara del Dru es famosa por los grandes desprendimientos, que reciclan la pared cada ciertos años, dejándola completamente virgen esperando nuevas ascensiones.
Todo esto nos obligaba a plantearnos el ataque en pleno invierno, cosa que todavía lo hacía más interesante.
El primer intento fue en enero del 2013.

Durante la aproximación en el primer intento desde Grands Montets
Un exceso de motivación y la sobrevaloración de la meteo acabó con un par de aludes, sepultándonos la tienda a mitad de aproximación y obligándonos a cortarla para que Pelut pudiese salir de ella.

Tienda sepultada

El renacimiento de Pelut

Excavando en la alud para recuperar los petates

Parte del material recuperado
Después del curro de desenterrar los petates, una tercera alud me sorprendió recogiendo las raquetas en la parte final de la Rectilinea...aunque pude surfearla unos 20 metros hasta que paró.
La vuelta a Chamonix fue rápida gracias a la Gendarmerie y al helicóptero que bajó gran parte del material.
Con la ayuda de Marcel, Arnau y Morfu, bajamos esquiando la canal Rectilinia para acabar de recoger el material que quedó. Espectacular esquiada de 2300m de desnivel que Pelut se perdió por no saber esquiar.
Un intento de aprovechar el resto de los días nos lleva a una visita al vecino valle de Cogne, donde para colmo, una desafortunada caída en Repentance Super (II 6, 150m) gracias a una mala gestión del síndrome compartimental de mis antebrazos, acabó con mi peroné izquierdo roto.


El invierno de 2014 tuvimos que dejar el proyecto en "standby". Mi visita al quirófano para arreglarme una hernia inguinal no era muy compatible con un "bigwall" en el Dru.
El siguiente intento fue a finales de noviembre de 2014.
La poca nieve y las agradables temperaturas prometían.

Poca nieve en noviembre de 2014
Tomando como campo base la estación superior del tren de Montenvers, nos pasamos tres días porteando hasta la base del Dru. En total fueron unos 150 kilos de material y las espaldas partidas. Aunque mirando el lado positivo, teníamos los pulmones, el hematocrito y las patas a tope.
Bajando a Chamonix a reponer fuerzas todo da un vuelco. Genciana, embarazada de cuatro meses, tiene un inesperado problema con un incierto pronóstico para nuestro futuro bebé. Con la cabeza descuadrada totalmente, decido volver a casa en avión por tres días a ver que tal evoluciona la cosa.
Un mal pronóstico de la vida del feto acaba convirtiéndose en 18 días de ingreso hospitalario y 2 meses de arresto domiciliario para Genciana. Pasado este tiempo todo se ponía de nuestra parte.

A poco de coger el alta y volver a casa
De nuevo, volvemos con Pelut a Chamonix a finales de este pasado enero.

De nuevo en marcha en enero de 2015, esta vez con bastante más cantidad de nieve
Recuperando el material porteado en noviembre

Bloque vivac después de limpiar un poco de nieve
Esta vez la meteo no pinta muy bien. Nos pasamos los tres días de tregua meteorológica en la base del Dru arreglándolo todo para que la gran nevada no sepulte el material mientras nosotros vemos nevar plácidamente desde la ventana de casa de Martín y compañía.

Primer contacto con la pared para dejar las cosas protegidas de la inminente nevada

Apañando lo que no pudimos subir a la pared
Una semana de mal tiempo cambia el paisaje por completo. Volvemos a la pared, esta vez por Grand Montets y meteo excelente, aunque las condiciones y cantidad de nieve no son las deseadas. En esta aproximación seguimos con el curso de alpinismo que le empecé a dar a Pelut en Baffin. Ocho horas más tarde estamos de nuevo en la cueva de nieve.


Día espectacular de aproximación desde Grands Montets
Resultados de la fuerte nevada































Cuatro días más de trabajo son necesarios para escalar la goulotte de entrada (unos 200m) y subir
todo lo necesario para pasar unos días en pared.

Cono de entrada a la cara oeste del Petit Dru

Un poco de mixto en la canal de entrada
Subiendo material

Primer largo de roca
¡Por fin nos vamos a vivir a la pared!

Agradable visita de la familia Elías

Y nosotros ya nos vamos de cara a la pared

El primer campo de hamacas
Esta vez, mi cabeza no está al 100% en la movida. Pero el esfuerzo que nos ha supuesto llegar hasta aquí me hace continuar. Por motivos del trabajo de Pelut, tenemos que llevar el teléfono, cosa de la cual no soy partidario. Aunque después de lo sucedido a Genciana, en esta ocasión lo agradezco.
Los primeros días vamos a buen ritmo. Se suceden largos de artificial de Pelut con largos combinados de mixto, libre y artificial míos. La meteo es inmejorable.



Dos imágenes de la obertura del quinto largo

En R5, celebrando un largo de 100 m

Pelut abriendo el sexto largo
El día de cambio de campo de hamacas me da tiempo a escalar un largo mixto ya en pleno desprendimiento. Aquí la roca está tirando a podrida y la nieve como el azúcar.

Segundo vivac

Cambio de campo de hamacas

Metiéndonos en pleno desprendimiento con la abertura del octavo largo
El cambio de meteo anunciado llega finalmente esa noche. Un panorama poco alentador nos hace empezar el cuarto día con mucha tranquilidad. Finalmente decidimos ponernos manos a la obra y abro el noveno largo. Un bonito tramo de buena roca, primero mixto y luego artificial, me deja en una zona no muy tiesa pero de roca podrida y nieve peor donde el avance se convierte en lento y expuesto, acompañado de continuas purgas. Todo un día para abrir 70m...

Despertar del cuarto día

Con esta meteo da pereza salir del "hotel"

Abriendo el noveno largo

Pelut asegurando en R8

Pelut "disfrutando" de la meteo limpiando el largo nueve
El siguiente largo le toca a Pelut. Una bonita microfisura lleva a una zona cero que le obliga a burilar. Por suerte la meteo se ha puesto otra vez de nuestro lado, aunque este día sólo nos da para abrir unos 45m.

Pelut abriendo la microfisura del décimo largo

Asegurando a Pelut desde R9 esperando que el sol "caliente" un poco
De nuevo cambio de campo y un largo de mixto y artificial a medias es el resultado del sexto día. La verdad que la progresión se hace bastante lenta debido a la calidad de la roca, de la nieve y la alternancia entre ambas. Unas temperaturas entre -5 y -20ºC tampoco ayudan mucho a escalar rápido.

Empezando a abrir L11

Pelut montando la hamaca en R10 mientras asegura
Acabo el largo al día siguiente y, sorpresa, justo cuando voy a pedirle a Pelut el "spitador" me encuentro una reunión de parabolts en los morros. Básicamente flipo, es lo último que esperaba encontrarme. Repaso mentalmente el largo que acabo de abrir, "una microfisura de knive blades i bird beaks sin marcas de haber clavado antes" me da la certeza que por ese largo no había pasado nadie anteriormente. Abriendo el siguiente largo Pelut, una fisura de buena roca con un corto pero intenso tramo con una laja expanding también le hacen ver que nadie antes había pasado por allí.

Tercer campo de hamacas en R10

Pelut abriendo el L12, poco antes de llegar a la laja "expanding"

Buenas vistas desde R12
De nuevo un mensaje de Martín anunciando un cambio de meteo, se acaba lo bueno. Es en estos momentos cuando encuentro a faltar no tener la cabeza al 100%, el umbral del sufrimiento disminuye y no te deja luchar como habitualmente.
Como siempre que escalo una montaña mi objetivo es llegar a su cima. En esta, viendo la lenta progresión, me conformaba con acabar de abrir la vía en la cara oeste hasta empalmar con la cara norte o con la vía de "Les papas".

Abriendo L13

Pelut llegando a R13

Para acabar de aprovechar el día, Pelut cambia la reunión y empieza a abrir L14 
Después de estudiar con Pelut las fotos de la pared decidimos acabar la vía en una repisa donde enlazaríamos con la vía "Les papas". Para asegurar el tiro dejamos en la reunión, antes de hacer el cambio de campo de hamacas,  parte del material, comida y demás cosas que no serán imprescindibles y así aligerarnos.

Momentos antes de hacer el cambio de campo de hamacas
Apostamos todo a los días que nos quedan de buen tiempo, con lo que utilizamos la táctica de escalar también de noche para aprovechar el tiempo que nos queda.
Los largos se suceden como siempre, roca más bien sucia o mediocre y tramos de nieve azúcar por medio.
El primer día de esta maratón vertical lo empezamos temprano. Para desayunar tenemos un cambio de campo de hamacas y de postres abrimos dos largos más, uno de 60 y otro de 70m. A las dos de la madrugada nos metemos en el saco.
Diana antes de las siete de la mañana y para arriba. Nuestra intención hoy es llegar a dicha repisa y empezar el descenso.

En busca de "Les Papas"

En R15.
Pero como siempre, surgen imprevistos. Lo que parecía un largo rápido de fisura y buena roca, se va haciendo cada vez más lento y trabajoso. Al final Pelut monta la reunión unos 70m más arriba al cabo de unas 7 horas.

Pelut abriendo el L16
Parece que sólo queda un largo, no muy largo pero de roca bastante mala y desplomado. Me tocaría a mi escalarlo, pero estos largos de artificial en roca podrida son la especialidad de Pelut, con lo que le cedo el puesto.

Acabando de limpiar el L17
Unas horas más tarde estamos los dos en la reunión reventados y congelados. Hemos hecho lo que hemos podido pero la vía la tenemos que concluir aquí, a un largo de la dichosa repisa.
Esta vez nos metemos en el saco pasadas las tres de la mañana.

Última reunión. Rotos, pero contentos de haber llegado hasta aquí
Nuevo día, el doceavo de vida en pared. El estado del cielo nos anuncia un cambio en breve (la predicción no se ha equivocado), estamos exhaustos y empezamos a recoger las cosas. Empieza a nevar y hacia la una del mediodía empezamos a rapelar.

Rapelando en día de perros
Esto debe ser lo más parecido al infierno pero en frío. Mientras yo voy descendiendo los petates Pelut los acompaña rapelando al lado de estos. Para aderezar el tema la pared nos va tirando continuamente purgas de nieve.

Descendiendo entre purgas
Mientras vamos bajando Pelut lo tiene claro, "llamaremos al helicóptero cuando estemos abajo", precisamente no es una idea que a mí me haga mucha gracia, pero ahora lo que me preocupa es el poder bajar sin problemas. Cuando llegamos a los campos de nieve inferiores la cosa se complica, ya que no tenemos puntos de referencia. Decidimos montar una reunión para montar la hamaca, aunque estamos muy mal situados. Mientras Pelut monta la reunión, yo empiezo a mover los petates para organizarlos, aquí me empieza a doler la zona de la operación de la hernia inguinal (cosa que me recuerda el planteamiento de Pelut de llamar a la Gendarmerie).

Los petates también pillaron un poco durante el descenso
Finalmente encontramos la reunión del primer campo de hamacas y acabamos montando la hamaca para finalizar el descenso mañana.

De nuevo en el campo 1, esta vez un poco más rotos

Pelut un poco comprimido por las pugas de la noche



Llegamos a la base del Dru el catorceavo día, bastante partidos. Pelut sólo llegar empieza a comunicar como puede con la Gendarmerie. A mí, la idea sigue sin gustarme demasiado, pero los dolores abdominales de la última operación me van convenciendo.

De nuevo en la base del cono de entrada. Ya sólo falta llegar a la cueva vivac.
Finalmente, y después de varios intentos por parte del helicóptero frustrados por la densa niebla, un claro le permite llegar hasta nosotros y bajarnos a Chamonix con una mochila cada uno.
Dos días de descanso en Chamonix relajan mis dolores y, una visita al hospital, confirma mis leves congelaciones en los pies de primer grado (ahora empiezo a agradecer el rápido descenso aéreo).
El tercer día tenemos una pequeña ventana de buen tiempo y vuelvo esquiando con Martín y Krissu, que me ayudaran a bajar los petates que quedan en la cueva de nieve. Como Pelut sigue sin saber esquiar, nos esperará en la Mer de Glace para subir los petates hasta el tren de Montervers.
Bajamos con "powder" total por la Rectilinea y foqueamos por el glaciar del Nant Blanc hasta la cueva de nieve. Aquí empieza la agonía, la mochila en la espalda y el petatón que arrastro pueden conmigo y me hacen ir muy lento, cosa que no me permite llevar los dos bultos hasta el tren de Montervers. Esto se traduce en una noche más en casa de Martín y bajar a casa un día más tarde.
En definitiva una escalada muy particular desde el primer momento. Como alpinista me deja un poco cojo el hecho de no haber llegado a la cima del Petit Dru y como "bigwallero" no me acaba de convencer haber dejado la vía allí en medio de la nada, de un sin sentido. Aunque si que es verdad que en ese momento nuestra energía, nuestro cuerpo y nuestra cabeza dijeron basta y, ahora, desde el sofá de casa todo se ve desde otra perspectiva. Por otro lado, siempre es bueno conocerte en situaciones límite, y esta vez, todo y no tener donde toca el músculo más importante para este tipo de vías (la cabeza) he visto que funciona bastante bien con toda la presión, aunque, si que es verdad que en algún momento alguna ayuda en forma de ánimo del Pelut ayudó bastante.
Todo esto convierte esta vía para mi, todo y no ser la vía más difícil que he escalado, en la escalada más dura que he realizado nunca.
Abdruits (A5, 6a, M5, 70º, VII, 990m).

Y hasta aquí hemos llegado
Ante todo, agradecer la hospitalidad de Martín, Marcel, Igor y Nico, que siempre tuvieron las puertas abiertas de su casa cuando estuvimos por Chamonix.
Agradecer también la ayuda para bajar petates de Martín y Krissu.
I también gracias a la Gendarmerie por su actuación.

Bones escalades a tothom!

Tato Esquirol