miércoles, 2 de julio de 2014

Ranrapalca

Seguimos con la rutina huaracina. Unos días de monte y un par de relax por Huaraz. Bien, no?
Después de la visita a La Esfinge volvemos a cambiar el magnesio por los piolos.

De nuevo en la Quebrada Ishinca con la ayuda de los caballos
Esta vez le toca escoger a Genciana. Más me vale, je, je!!!
Bajando del Ishinca se quedó prendada de la cara norte del Ranrapalca (6162m), este año en muy buenas condiciones. Se trata de una bonita vía de nieve a 55° con tres cortos tramos de mixto que te dejan en la antecima de esta montaña.

La cara norte del Ranrapalca (6162 m)
Preparamos trastos y nos vamos con el arriero al campo alto a 5000 m.
Aquí la luna nos juega una mala pasada y con el cambio lunar anuncian unos días de mal tiempo. Sólo llegar al lugar empieza a nevar. Por suerte poca cantidad, pero deja empapada la ropa de Genciana y al sonar el despertador abortamos misión y seguimos roncando en la tienda.

Montando la tienda bajo los caprichos lunares
Vista la meteo y un refugio libre 50 m más arriba, decidimos mudarnos a las comodidades de este.
Aprovecho para subir el material a pie de pared y así tener controlada la aproximación para mañana.
La luna vuelve a hacer de las suyas y esta vez la nevada es bastante más abundante, con lo que mañana tampoco será el día.
Parece que los caprichos de la luna han terminado ofreciéndonos un espectacular día que aprovechamos para bajar al CB  en busca de comida.

Bajando al CB a buscar comida mientras se limpia la pared de la nevada

Buenas vistas del Tocllia (6032 m) raramente despejado
Al fin parece que los astros se alineen para atacar la pared esta noche.

Cara norte del Ranrapalca desde el refugio Longoni (5000 m)
Aunque sea una cara norte, aquí en el hemisferio sur, sería el símil a las caras sur de casa. Vamos, que les pega el sol de lleno todo el día, con lo que no queda más que madrugón y diana a las 11 de la noche.

Genciana en el cono de entrada
A esta hora no sabes si estás desayunando o cenando, pero de cualquier manera entre comer y aproximación empezamos a escalar a las 2:40 de la madrugada.

Llegando a una corta zona mixta
Genciana saliendo de este tramo
Teóricamente no tenemos séracs por encima y la nieve está bien asentada, pero el crujir de algunos séracs de montañas vecinas, aludes que sonaban cercanas y demás nos estremecían el corazón.

En la pala de nieve hacia la banda rocosa en mitad de pared
Paso a paso, después de 300m de escalada, llegamos al primer tramo de mixto donde nos encordamos.

Genciana llegando al tramo mixto 
Con un larguito de unos 50 m nos metemos en la siguiente rampa de nieve de unos 500 m, esta un poco más inclinada. En este tramo nos encontramos con unas caprichosas formas de la nieve en forma de pétalos que utilizamos a modo de escalera facilitando mucho el trabajo de nuestros gemelos.

Caprichosas formas de la nieve que agradecen nuestros gemelos
Hacia las 7 de la mañana, después de poco mas de 5 horas de escalada, ya estamos al pié del último tramo mixto y a las 8 llegamos a la antecima del Ranrapalca a unos 6070m. Aquí nos sorprende un fuerte viento no muy habitual en esta montaña.

Genciana en plena pala 



Genciana en la reunión justo antes del último escalón rocoso
Escalando el escaloncito mixto

Genciana llegando a la antecima del Ranrapalca a unos 6070 m
El viento, sumado a una arista cimera bastante cargada de nieve nos hace dejar a un lado la cima y empezar el descenso por la cara noreste.

La arista cimera
Aunque sin cima, contentos de escalar la vía
Después de varios rápeles por una zona mixta, desgrimpes y algún que otro rápel para sortear las rimayas de esta cara, nos encontramos en un plató en medio de un glaciar.

En plena bajada después de pasar la rimaya
La teoría dice que tendríamos que ir hacia la derecha (al norte), pero no lo veo muy claro y decido ir en dirección contraria por una zona con aparentemente muy pocas grietas.

Siguiendo mi intuición
A veces la intuición no engaña y unas dos horas más tarde estamos al pié del glaciar ya fuera de todo peligro.

Aunque en la arista sur-este, ya fuera de peligro
Aunque la opción correcta era seguir por el lado contrario al que fuimos, este pequeño error nos obligó después a cruzar toda la cara noreste del Ranrapalca para luego ascender al collado Ishinca y así poder volver a nuestro valle.

Genciana llegando al Col Ishinca

Metiéndole un buen lingotazo al manjar (o dulce de leche) en el Col Ishinca
Al final, en esto del alpinismo, lo que cuenta es llegar enteros a casa. Aunque esto te suponga tener que andar unas horas más.

De vuelta a Huaraz. Esta vez sin caballos

Salut i bones escalades a tohom!!

martes, 24 de junio de 2014

Jugando en bolsa

Viajar en pareja es un continuo va-y-ven de puntos al estilo de un partido de tenis.
La semanita cusqueña con visita al Machu Picchu fue para mi cartera de puntos como uno de aquellos días espectaculares de subida en bolsa. Vamos, que ves la gráfica y piensas "soy un tío con suerte, como siga así, no tendré un techo lo suficientemente alto, jejeje".
En Hatun Machay la gráfica tuvo un parón. Como era de esperar no podía estar subiendo eternamente.

Hatun Machay
Aunque Hatun es un sector de escalada deportiva, que está claro que no es el motivo de nuestro viaje a Perú, la espectacularidad de sus formas, el paisaje y la comodidad del sector hicieron que mi cartera de puntos se quedase estable.

Aproximación a la quebrada Ishinca con Marcelino y sus mulas
Después de Hatun tocaba cambiar los pies de gato por las botas y los crampones y nos fuimos para la quebrada Ishinca. Un bonito valle para acampar e ideal para aclimatar.

Llegada al CB de Ishinca, ya sabemos quién se ha cansado!!!
Instalados en el CB con el Tocllaraju al fondo
Escogimos como primera ascensión al nevado Ishinca (5530m). Un fácil pero estético pico y perfecto para nuestros propósitos de aclimatación.

Ascendiendo al Ishinca
Rampa cimera

En la cima
Otra opción de este valle es el Tocllaraju (6032m). Algo más difícil que el Ishinca y mucho más largo que requiere de un campo de altura a 5000m.

Descendiendo del Ishinca con el Ranrapalca (6162m) al fondo
Nevado Ishinca
El Tocllia (para los amigos) parece tener un imán para las nubes. Pero un día totalmente despejado y las noticias de la entrada del buen tiempo nos animan a intentarlo.

Meteo prometedora
Esta vez, como muchas otras, la montaña gana y vuelve a activar su imán dejando una nevada en el campo de altura (o campo morrena). Esto y una fuerte ventisca son suficientes excusas para quedarnos descansando en el confort de a tienda.

La Clotilda y la Matilda en el C1 (5000m)

En el C1

Disfrutando de las vistas antes de ir a dormir
Unos centenares de metros hacia el oeste se encuentra el Urus (5420m). Protegido del mal tiempo por el vecino Tocllia, aprovechamos para ascenderlo antes de volver a Huaraz.

Marxando desde el C1 hacia el Urus

Subiendo al Urus (5420m)

En la cima del Urus
Pero volviendo a mi gráfica bursátil, esta incursión al Ishinca vuelve a recuperar ligeramente la tendencia ascendente.

Descansando y haciendo turismo por Huaraz con Fabio y Zarela 
En esto de la bolsa hay que apostar fuerte para tener resultados, aunque a veces sea un poco suicida, que es lo que hice en nuestra última movida Huaracina.

Aproximando a la Esfinge 

La cara este de la Esfinge al sol
Fuimos al Valle Parón con intención de escalar la Esfinge (5325m). Una mole de granito de 800m de excelente roca en su cara este.

Empezando el primer largo de Cruz del Sur
La vía del 85 es la clásica de la pared, pero ya desde casa tenía metida en la cabeza otra ruta, "La Cruz del Sur", con lo que opto por esta y Genciana resignada acepta.

En el tercer largo, el clave de la vía
Hay apuestas que pueden hacer cambiar la tendencia de la gráfica radicalmente, y la "Cruz del Sur" es un claro ejemplo.

Genciana llegando a R3
La vía cuenta con una roca excelente alternando fisuras con placas,  diedros y algún que otro desplome, donde predomina la escalada en placa fina, obligada y con seguros alejados.

Genciana desmontando una fina placa en el cuarto largo
Encontraremos las chapas justas que complementaremos con un juego de X4 de Camalots, Camalots (0.75 al 3, con 1 y 2 repetidos) y un juego de fisureros.

En el quinto largo
Genciana desmontando otra fina placa en el sexto largo 
Empezamos a escalar a las 6:34 a.m., y lo que parecía un espléndido día soleado fue estropeado por un fuerte y frío viento que nos acompañó durante las casi 11 horas de escalada, dejándonos un regalito en forma de nieve durante los últimos dos largos.

Llegando a la séptima reunión

Fina travesía en el octavo largo
La esperada cima de la Esfinge (5325m)

Buenas vistas como premio
Vamos, que con esta apuesta, la tendencia de la gráfica debe estar cerca del sótano.
Ahora toca alguna cosa que compense la balanza!!!!!
Salut i bones escalades a tothom!!